lee la carta al director "limosna cultural" y responde:

"limosna cultural"

  

"limosna cultural"

Señor Director:

El maletín literario me recuerda la anécdota de la señora rica (el Estado) que da a un mendigo una moneda de diez pesos. Y en el acto de entregar esta generosa dádiva, le impone una condición: "Pero no la gastes en vino". El hombre le responde: "¡Qué quiere, señora! ¿Qué me compre un fundo?".

Esto es el maletín: la limosna de un Estado que ha comprobado ser incapaz de enseñar a leer como se debe a sus ciudadanos pobres, y ahora anestesia esta responsabilidad con unos libros que quién sabe adónde van a ir a parar. ¿No sería más auténtico y eficaz gastar ese dinero en formar buenos profesores de Básica que enseñen a leer y despierten el gusto por la lectura? Todos conocen eso de "no le regales un pescado. Enséñale a pescar".

DIEGO IBÁÑEZ LANGLOIS