Ventajas y desventajas

VENTAJAS Y DESVENTAJAS DEL SISTEMA PLC


Ventajas

   Entre sus ventajas más obvias se encuentra la ubicuidad. Al contrario que la telefónica, la red eléctrica llega hasta los lugares más remotos ( 95% de la población mundial posee conexión eléctrica ). Y, enlazando con éste, otro punto a su favor: la infraestructura está lista, de manera que, además de los costes, nos ahorramos las zanjas y demás obras. 

Cada enchufe es un punto de acceso universal, sólo hay que instalar un adaptador para éste, concretamente un módem PLC (fácil instalación), sin necesidad de instalar cableado extra.
 
A través de la misma línea se obtienen múltiples servicios digitales, voz (teléfono), datos y electricidad, con lo que la comunicación entre electrodomésticos y la domótica en general darán un paso gigantesco.
   
La velocidad de transferencia de datos es alta. Aunque en pruebas se manejan cifras de lo más diversas, algunas de ellas muy altas ( 25 Mbps), hay que tener en cuenta que éstas se realizan con muestras reducidas de usuarios y, puesto que se trata de una tecnología de medio compartido (como el cable), no son del todo reales (a mayor número de usuarios conectados menor velocidad). La RWE está comercializando este servicio con un ancho de banda de 2 Mbps y, por encima de este número, de momento todo son experimentos.


Provee al interior de los hogares de una red IP de banda ancha con protocolo único.

Permite rapidez y economía en el despliegue del sistema.

Desventajas

   Como es de imaginar, no todo son ventajas, aún quedan muchas barreras que superar para que PLC pueda competir con las actuales ofertas de telecomunicaciones. El primer obstáculo que hay que salvar radica en la eliminación de las interferencias que inevitablemente se generan con los servicios preexistentes: para transmitir datos es necesario trabajar en frecuencias más altas, lo que crea problemas de ruido. Una corriente en movimiento genera campos magnéticos y viceversa y debido a que esta maraña de cable no fue ideada para transportar datos sensibles, los ruidos eléctricos suponen un grave inconveniente a solucionar.


   Computadores, televisores, equipos de música y en general todos los aparatos eléctricos son auténticas emisoras de señales parásitas capaces de producir malformaciones determinantes en las ondas portadoras de datos. Por otro lado, los campos creados por las líneas de cables provocan el escape de ondas demasiado suculentas para los espías informáticos. Esto convierte en necesarias a las técnicas depuradas de corrección y cifrado de los datos que viajan por la red, lo cual es muy complejo de desarrollar.

El medio físico  también se convierte en una desventaja a la hora de analizar los cortes de energía inesperados.